UAM Radio. Blog Posts. La generación tibia

 

A continuación podrás leer una reflexión sobre una generación que ha reflejado su propio camino en la historia. Conocida como generación tibia por diversos factores, es parte fundamental de nuestra sociedad. Cometen errores y critican a otros, pero ¿sabes realmente quiénes o cómo se reconoce a las personas pertenecientes a la generación tibia?

¿Es válido separar la vida privada de la artística?

Probablemente si hacemos esta pregunta a mil personas, no encontraremos una respuesta única. Claro, eso dependerá de a quien se le pregunte.

Si eres una persona curiosa puedes hacer una pequeña búsqueda por Internet para observar las posturas que existen dentro de diversos sectores artísticos con respecto a la separación entre obra y autor. Podrás observar cómo seguimos siendo la misma generación tibia que se atreve a señalar a los más jóvenes como parte de una «generación de cristal», que se queja de todo, pero no entiende la simulación de la que hemos sido partícipes.

Es muy fácil no darse cuenta que nuestros errores son el combustible de sus exigencias. Su inconformidad con el mundo que les heredamos es una aguja que nos recuerda dónde tropezamos. Seguimos siendo la generación que con una mano levantó una pancarta contra el abuso y con la otra pagó un boleto para ver la creación de una persona abusiva. Seguimos siendo esa generación que se autoengaña.

Cómo se vive en la historia una generación tibia

La historia está repleta de artistas que utilizaron su posición para abusar de otras personas. Ningún arte se escapa de contar con gente así dentro de sus filas. Pablo Neruda y su relato donde describe cómo violó a una mujer en lo que ahora conocemos como Sri Lanka; Roman Polansky aceptando tener relaciones sexuales con una menor para aminorar la acusación de violación que había en su contra; Charles Chaplin teniendo relaciones sexuales con menores de edad…

¿Y en el mundo de la música?

En el mundillo de la música las historias de abuso son más comunes de lo que se cree. Ejemplos hay de sobra:

  • Jerry Lee Lewis, casándose con una menor de 13 años – en un estado donde se permitía este acto.
  • Chuck Berry, arrestado por mantener relaciones sexuales con una menor de 14 años.
  • Jimmy Page, David Bowie e Iggy Pop, teniendo relaciones sexuales con menores de edad. Pop escribió «Look Away», en donde habla de la relación que tuvo con una de ellas.
  • Marvin Gaye, teniendo relaciones sexuales con una adolescente de 17 años.
  • Steven Tyler (vocalista de Aerosmith), teniendo relaciones sexuales con una menor de 16 años.
  • Anthony Kiedis (vocal de Red Hot Chili Peppers), dedicándole su canción «Catholic School Girls Rules» a la menor con la que mantuvo relaciones sexuales.
  • Don Henley (fundador de The Eagles), condenado a estupro después de ser encontrado en una cama desnudo con dos adolescentes de 15 y 16 años.
  • Gary Glitter, condenado por abuso sexual contra tres menores.
  • Ian Watkins, (vocalista de The Lost Prophets) condenado por abuso de menores y pederastia.
  • R. Kelly, de 27 años, casándose con la quinceañera Aaliyah.
  • Placido Domingo, aceptando las acusaciones de acoso sexual y disculpándose por sus actos.
  • James Brown, condenado por violencia doméstica y agresión física a su tercera esposa…

Y a pesar de esto, qué pasa después

La lista podría seguir y seguir (y con ejemplos aún más vomitivos) si sumamos a los músicos que han usado el abuso físico y psicológico, las declaraciones racistas, homofóbicas, machistas o misóginas. Lo interesante es que probablemente has disfrutado (pagado) por las creaciones de gente que ha utilizado su poder para su beneficio, sin importar que en el proceso afecte a una o más personas.

Algo interesante es que cuando se habla de los músicos arriba señalados sólo se menciona su lado privado cuando mejor conviene. Recuérdalo bien, se puede hacer énfasis en algo privado siempre y cuando no afecte la imagen del artista. Pocas personas o casi nadie, van a señalar a Chuck Berry como un pederasta, queda mejor describirlo como uno de los creadores del rock and roll. ¿Llamar a John Lennon golpeador? No. Mejor digamos que fue el creador de «Imagine» y de paso omitamos que esa canción también es creación de Yoko Ono.

Para concluir sobre la generación tibia…

Algunas cosas no cambian y aún seguimos siendo una generación que pone el arte por encima de la legalidad. ¿Separar la obra del artista? Sí, aún seguimos enredados en ese debate, o mejor dicho, aún seguimos simulando estarlo.

Como siempre, la última decisión la tienes tú, pero no olvides que para ello hace falta informarse.

Si tienen tiempo y les interesa, lean esta columna: https://caligari.com.ar/2019/11/02/separar-la-obra-del-artista-pura-ciencia-ficcion/

Continue Reading