Cuento inspirado en una anécdota con su padre y a la música de los Beatles