“Casa tomada” está inspirada en un sueño, una pesadilla, una realidad. Cortázar mencionó que había algo raro que no podía identificar y que lo desplazaba poco a poco a lo largo de las habitaciones de una casa hasta echarlo a la calle.