A diferencia de las esposas de otros personajes importantes en la historia, Jenny, la esposa, amiga, colega e inspiración de Karl Marx siempre estuvo presente en la vida del filosofo londinense. Su presencia no sólo fue una gran aportación a su pensamiento filosófico, sacó de él la parte amorosa y literaria, al grado de escribir cartas extensas y poemas románticos.