Henry Miller y Anaïs Nin vivieron un romance por más de dos décadas, demostrando a la sociedad que no se necesitan etiquetas ni ataduras para amarse y amar con libertad. Esta historia llena de drama y erotismo fue clave para el trabajo de ambos escritores, uno al otro influyó en su vida y obra.