No sólo fueron parte de los surrealistas más importantes de España, también compartieron su amor por el arte, cada uno en su disciplina; tuvieron una amistad larga y desde que se conocieron comenzaron a enviarse cartas, las de Dalí las rescató el biógrafo Ian Gibson, las de Lorca hasta el momento no han sido halladas.