El encanto que Kubrick tuvo por el trabajo de Ingmar Bergman lo llevó a enviarle una carta en 1960, para expresarle su admiración y el gusto por su trabajo.