La madre Teresa envío una carta a los abogados del estafador estadounidense Charles Kiting defendiéndolo.