Una de las tantas misivas que el pintor le enviaba a su hermano. El escape de sus crisis sin duda fueron las largas cartas que le enviaba a Theo, quien lo mantuvo económicamente hasta sus últimos días de vida. La carta relata su sentir por estar en uno de esos encierros que los vecinos provocaron por considerarlo una persona peligrosa debido a sus ataques emocionales.