Entre las distintas problemáticas a las que se enfrenta la Ciudad de México, se encuentra el aumento de la población canina callejera.

Según datos de la Secretaria de Salud en nuestro país existen alrededor de 22 millones de canes, de los cuales más de 10 millones viven en las calles, posicionando a México como la región número uno en Latinoamérica en materia de abandono de perros en la calle. 

En la Ciudad de México cada año 18 mil perros se pierden o son abandonados por sus dueños. La Secretaría de salud capitalina, registró en sus centros de control canino en 2011, aproximadamente 60 mil perros y gatos callejeros, de los cuales la mayoría fueron “sacrificados” debido a que no fueron reclamados o adoptados.

La mayoría de caninos callejeros terminan en la calle debido a la irresponsabilidad de sus propietarios ya no los quieren en sus casas por razones económicas o por “aburrimiento”, así como la falta de una cultura y educación sobre la tenencia responsable de animales de compañía. 

Esta situación, además de reflejar la falta de educación de la población también representa un problema de salud pública, ya que los perros callejeros son considerados transmisores de infecciones, dermatológicas, respiratorias, gastrointestinales, rabia, entre otras.

Con el objetivo de controlar la reproducción de fauna nociva para la salud humana, incluidos perros callejeros, un grupo multidisciplinario de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana trabaja en el desarrollo de productos alimenticios que permitan su regular la población.

En esta emisión tenemos como invitado al doctor Héctor Serrano, responsable del Laboratorio de Biología Molecular y Regulación Endócrina de la UAM.