El plomo es un metal pesado de color azuloso, que se empaña para adquirir un color gris mate. Es flexible, inelástico y se funde con facilidad. Industrialmente, sus compuestos más importantes son los óxidos de plomo y el tetraetilo de plomo. 

El uso más amplio del plomo, como tal, se encuentra en la fabricación de acumuladores, sin embargo, también se utiliza para la fabricación de tetraetilplomo, forros para cables, elementos de construcción, pigmentos, soldadura suave y municiones.

La recuperación de este metal suele realizarse a partir de la fundición mediante altos hornos, este proceso resulta ser altamente contaminante; sin embargo, un grupo de investigadores del departamento de Ingeniería de Procesos e Hidráulica, de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa creo un proceso químico para la obtención y reciclaje del plomo. 

En esta emisión tenemos como invitada a la doctora Gretchen Lapidus Lavine, coordinadora del Laboratorio en Hidrometalurgia de la Unidad Iztapalapa.