Las enfermedades relacionadas con la obesidad y el sobrepeso son padecimientos que han llamado la atención del sector salud por su incremento en la población. La diabetes es uno de estos padecimientos, y ha llegado a ser una de las grandes pandemias del XXI. Datos de la Organización Mundial de la Salud estima que de 1995 a la fecha el número de personas que viven con diabetes se ha triplicado, es decir, que más de 347 millones de personas en el mundo viven con esta enfermedad.

La diabetes es una enfermedad crónico degenerativa que aparece cuando el páncreas no puede producir suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza, de forma eficiente, esta sustancia. 

La insulina es una hormona que regula el azúcar de la sangre, sin esta hormona o su mail absorción, puede generar Hiperglucemia, que es el aumento de azúcar en la sangre, esto puede provocar, con el paso del tiempo, daño a los tejidos de órganos y sistemas, especialmente los nervios y vasos sanguíneos.

La diabetes se divide de la siguiente forma: Diabetes tipo 1, también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia; ésta se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Las causas que generan esta enfermedad aún son desconocidas y no se han encontrado mecanismos para prevenirla.

Diabetes de tipo 2, también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Este tipo representa la mayoría de los casos mundiales y se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. En la actualidad, este tipo de padecimiento también está afectando a los niños.

La Diabetes gestacional se caracteriza por hiperglucemia que aparece durante el embarazo y alcanza valores que, pese a ser superiores a los normales, son inferiores a los establecidos para diagnosticar una diabetes. Las mujeres con diabetes gestacional corren mayor riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto. Además, tanto ellas como sus hijos corren mayor riesgo de padecer diabetes de tipo 2 en el futuro.

Con el tiempo, la diabetes puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios. Por ejemplo, la retinopatía diabética es una causa importante de ceguera y es la consecuencia del daño de los pequeños vasos sanguíneos de la retina que se va acumulando a lo largo del tiempo. El 2,6% de los casos mundiales de ceguera es consecuencia de la diabetes.

Afortunadamente, la diabetes tipo 2 se puede prevenir o retrasar su aparición, entre las medidas que puedes adoptar para no padecer esta enfermedad son: Alcanzar y mantener un peso corporal saludable, mantenerse activo físicamente, al menos 30 minutos de actividad la mayoría de los días de la semana, consumir una dieta saludable, que evite el azúcar y las grasas saturadas; así como evitar el consumo de tabaco, puesto que aumenta el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Con el objetivo de combatir los altos índices de obesidad en nuestro país, así como reducir la contaminación poder residuos agrícolas, se creó el proyecto Xilinat. En esta emisión tenemos como invitado al Maestro Javier Larragoiti quien nos hablará sobre este proyecto.

 

Compartir