A lo largo de la historia las características biológicas le han otorgado a la mujer posibilidades físicas para procrear, esta posibilidad se ha convertido en la mayoría de las ocasiones en una obligación social lo cual provoca que al decidir no formar una familia puede ser condenado, al igual que cuando al tener un hijo o hija no se atienda como la sociedad lo espera. Pareciera que para la sociedad existe la buena o mala madre.  Una crítica de esto lo realiza Francesca Gargallo en “Verano con lluvia”.   El objetivo es conocer cómo se aprende al idea de ser madre, qué experiencia tiene las mujeres que deciden no serlo. 

Entrevistadas
- Amour Teresa, critica feminista 
- Francesca Gargallo, filósofa, escritora, feminista autónoma, especialista en historias de las ideas en América Latina. 
- Alejandra del Palacio, periodista. 
- Tania Reyes, estudiante universitaria.
- Jimena, niña de 13 años.