De brujas, cráneos y cuernos

Escrito por Israel Téllez Alcántara | 09 OCTUBRE 2020


 

“Parece que fue ayer…” es una frase muy recurrida para decir de una forma poética, aunque bastante quemada, que el tiempo se fue rápido. No encuentro de qué otra manera decirlo.

No sé si todo es por obra y magia de algún dios oscuro, suerte, casualidad o vayan ustedes a saber, pero este domingo 11 de octubre se cumplen cuatro años de que El Ojo de la Bruja se transmitió por primera vez en el 94.1 de FM, la frecuencia de UAM Radio.

Con todo y situaciones que se nos han ido de las manos –entre las que contamos un terremoto, la huelga que afectó severamente a la UAM y la cuarentena debido a la COVID-19-, con el programa del próximo martes serán 177 misas negras sónicas, incluidos los programas de música continua que solemos poner durante las vacaciones de verano. Honestamente, nunca lo imaginé.

La semilla del mal 

La década de los 90 definió mis gustos musicales. Era prácticamente un niño cuando me sumergí en el océano oscuro del Metal; yo no tenía ni idea de que el género se categorizaba por estilos según las letras y el tipo de música. Para mí todo era Rock y Heavy Metal.

Aquella semilla malévola –ya ven cómo me gusta lo siniestro- se plantó desde muy niño cuando no me quedaba más remedio que escuchar la música de mis hermanos mayores, fascinados con Deep Purple, Led Zeppelin, Black Oak Arkansas, KISS, Ted Nugent y el infaltable Three Souls in my Mind de la escena nacional.

Un día trajeron a casa un acetato que a mis seis años me hipnotizaba. Su portada tenía a un fulano con un mascara de hierro de la que sólo sobresalia un ojo, estaba sujeto por una especia de camisa de fuerza de color rojo, de la cual pendían los pines con las rostros de los músicos.

Y yo lo leía en voz alta de forma literal: [Kiet Riot, Metal Ealt]. Las canciones tenían nombres que yo no entendía y preguntaba cuál era esa que repetían una y otra vez. “Ven a sentir el ambiente”, me decían. Y yo casi alelado cuando escuchaba. 

El programa Video Rock que pasaba por el canal 5 los viernes a las 8 de la noche, hizo su parte: transmitían sin falta el video de la canción ante mi mirada atónita y temerosa, pues me escondía para prender la televisión y verlo, pues me regañaban por escuchar “esa música que ni le entiendes”.

Años más tarde, ya en mi época de estudiante del CCH Azcapotzalco, uno de mis mejores amigos, me recomendó escuchar un programa llamado Los Cuernos de la Luna que “está bien chingón” porque “un wey que se llama Iñaki Manero habla de temas oscuros”. Así lo hice e inocentemente pensaba que sería una maravilla combinar esa idea con el Heavy Metal.

Hasta que alguien más me aconsejó escuchar  El Cráneo, una leyenda radiofónica que se transmitió en los 90 por WFM. Cuando lo escuché por primera vez, sentí una mezcla de fascinación con miedo. La voz grave de un tipo llamado Eduardo Videgaray hablaba sobre temas de satanismo, brujería, demonología, vampirismo, nigromancia y cosas aterradoras. Luego sonaba el Metal a tope.

Otras noches se leían relatos bastante siniestros, con sólo un fondo musical básico, pero directo y contundente. Todo era creación de una persona llamada Carlos San Román que, posteriormente, tomó las riendas de la conducción.

Carlos distorsionó su voz y utilizó un tono un poco más agresivo en los guiones; con ello, y el acceso a material musical que no muchos tenían, logró que el programa trascendiera y nos marcara a todos quienes lo escuchamos.

Así fue como entendí que había distintos estilos en el Heavy Metal y ahí fue donde escuché a mis primeras bandas de Black y Death. Desgraciadamente, el programa llegó a su fin por cuestiones que desconozco y aunque aparecieron otros espacios, nunca fue lo mismo, al menos no para mí, y me prometí que algún día haría algo similar.

La Bruja llega a México 

La idea de El Ojo de la Bruja nació por influencia de El Cráneo. Yo simplemente quise hacer algo similar por una razón: nadie lo hizo en más de 20 años. Una pena. Por eso, algunos sonidos y fondos musicales son mi homenaje a este programa.

El ejemplo más claro es “La galería nocturna”, un nombre que al igual que yo –quiero suponer- Carlos San Román tomó del programa creado por Rod Serling, “Night Gallery”, aunque yo lo hice también porque así se llamaba una de las secciones de El Cráneo.

Al final no sé si se cumplió el objetivo. El Ojo de la Bruja nació en febrero de 2015 en Barcelona, España. Tuvo un primer año un poco turbulento en una radio de aquella ciudad hasta que vino una sugerencia por parte de la persona más importante en mi vida: “¿Por qué no tratas de transmitirlo en México?”, me dijo.

Al principio no quería, por evitar las comparaciones con  El Cráneo, luego entendí que al igual que las bandas tienen influencias musicales y las manifiestan en sus canciones, mi influencia había sido ese programa y Los Cuernos de la Luna.

Sin meditarlo más, analicé las opciones, toqué la puerta una sola vez y ésta se abrió. UAM Radio me explicó los requisitos para presentar un proyecto. Tras varios intercambios de correos y algunas aclaraciones que casi dejan el programa en calidad de rechazado, semanas después me dieron luz verde y así iniciamos esta aventura radiofónica.

Los primeros 13 programas fueron una adaptación-resumen de lo que hicimos el primer año en Barcelona. Y honestamente nunca pensé que llegaríamos más lejos. Pero aquí seguimos, gracias a ustedes y a su apoyo, acumulando vuelos nocturnos y hechizando cada martes la frecuencia de la Casa Abierta al Tiempo.

De salida

La respuesta me molestó mucho. En el correo me explicaban que tras haber escuchado el audio con el piloto que había enviado, veían un programa de calidad muy pobre y sin sentido, nada especializado

Bastante enojado, respondí educadamente diciendo que entendía y respetaba la decisión, pero me parecía exagerada, pues había enviado un piloto de hora y media, con una selección musical sumamente cuidada, con una entrevista a la banda alemana Obscura y con una buena temática en La galería nocturna.

Fue así como en ambos lados nos dimos cuenta que algo pasó, se mezclaron los audios y la Comisión de Radio había escuchado otra cosa –un programa sobre la Deep Web. La rectificación sirvió, escucharon el audio correcto y así fue como nos integramos al 94.1 de FM. Alabado sea Satán.

 

Israel Téllez Alcántara

Periodista, redactor, escribano y, últimamente, locutor y productor de la serie "El ojo de la bruja"en UAM Radio. Metalero de por vida, pero no soy "trve". Soy fan de Howard Phillips Lovecraft, Rod Serling y Eulalio González "Piporro". Me da miedo La Llorona, aunque me gustaría entrevistarla. Si me preguntas qué prefiero, Beatles o Stones, mi respuesta es que en la música solo hay dos tipos de bandas: las malas y Black Sabbath.

Compartir