STRANGE

OVERTONES

IN THE MUSIC 

 

Escrito por Guillermo Hernádez | 18 JULIO 2020


COVID-19, SARS-CoV-2, semáforo epidemiológico, cubrebocas, máscara facial, gel antibacterial, agua y jabón, agua y jabón, agua y jabón, 4guA & j@B0n, awua y have on makes us all a dull boys (and girls)...

Bien, terminada la cuota de menciones que podrás leerás en otro sitio, te cuento que recientemente me revoloteaba, como tinnitus, un artículo que aborda cómo el contexto actual es capaz de trastocar nuestros preciados recuerdos tan sólo por estar asociados a nuestra nueva vida cotidiana. En resumen, un triste resultado para los artistas que andan estrenando su música.

Perooo... eso me hizo reflexionar sobre algo interesante. ¿Desde cuándo, quienes se dedican a la música, lograron superar el reto del trabajo a distancia?

Entonces, resulta que nuestras creativas reuniones en Zoom, los videos musicales de Jimmy Fallon y otros “n” mil videos en colaboración, llegan tras años de la forma más arcaica de trabajo musical a distancia: los intercambios epistolares de sendas partituras.

Naturalmente la historia no termina ahí, ya que años después pasamos a la ida y vuelta de soportes físicos de grabación. ¡Imagínese, usted podría haber recibido por error una cinta con las pistas de cada instrumento participante de su canción favorita!

Ahora reflexionemos lo siguiente: la música desde hace tiempo se ha servido de las herramientas disponibles en su contexto para dar vida a la creación artística. Éstas nunca han sido una limitante para músicos de todo el mundo. Todos se enfrentan al reto tecnológico con disciplina y pasión; nunca exento de resultar un proyecto sin pies ni cabeza o que consume más tiempo de lo esperado, sino pregúntenle a Peter Gabriel, David Byrne o Brian Eno, famosos por apilar maquetas de música que les sirven para aprovecharlas con los artistas a quienes producen o, en el mejor de los casos, se acumulan hasta conseguir un material lo suficientemente coherente como para llamarlo álbum.

“This groove is out of fashion, these beats are 20 years old”

Strange Overtones - David Byrne & Brian Eno: Everything that happens will happen today (2008)

El trabajo en colaboración con colegas que no habitan en la misma localidad ha sido posible porque la industria musical utiliza una técnica que floreció con la llegada de las cintas multipista durante los años cincuenta: grabar independientemente instrumento por instrumento. Naturalmente las colaboraciones no ocurrieron de inmediato y eran pocos quienes enloquecieron por realizar estos complejos trabajos de sincronización, envío y recepción de material.

Uno de éstos fue The Postal Service, un grupo que resolvió que la forma de trabajar con las agendas de sus miembros era a través del intercambio de DAT’s, precisamente -como su nombre indica-, a través del servicio postal de los Estados Unidos.

Para fortuna de otras generaciones -y bolsillos- había un servicio que brindaba un nuevo atractivo a este reto a distancia -curiosamente ligado con la historia de la radio. Me refiero al ISDN, una tecnología de los años ochenta que permitía establecer un enlace digital a través de una línea telefónica. Sin embargo, por más parecido que le quieras encontrar al viejo módem para conectarse a internet, este servicio estaba dedicado al uso profesional. Su principal aplicación era la transmisión de sonido, permitiendo interconectar locaciones distantes con calidad y en tiempo real.

Claro que el avance y mejoramiento de la Red de redes (internet) no sólo desplazó a esta tecnología; también posibilitó el intercambio individual de archivos de sonido e incluso de sesiones completas de grabación.

Como te puedes dar cuenta, hoy, mientras el mundo se maravilla con las posibilidades tecnológicas para fomentar nuevas maneras de colaborar, un gran número de artistas ríe en silencio de nuestra perplejidad mientras continúan sacando jugo al casi centenar de aplicaciones y servicios que, desde al menos hace cinco años, están ahí al servicio de la música.

“I wake up every morning, I hear your feet on the stairs. You're in the next apartment, I hear you singing over there”

Strange Overtones - David Byrne & Brian Eno: Everything that happens will happen today (2008)

Mientras tanto, estimadx visitante, continuemos nuestra vida perpleja cubriendo la webcam, instalando software sin leer los avisos y, próximamente, convirtiéndonos en infractores de la propiedad intelectual o los derechos de autor. ¿O es que sigue usted creyendo que hablamos de música?

Por cierto, gracias por sus cookies ;D 

Guillermo Hernández

Una frase me describe: Soporte Técnico y conversaciones sin sentido. Soy un amante de la radio y la música. Fanático de la ciencia y la tecnología. Desde 1995 vivo metido en los medios de comunicación del sector público y privado. Me especializo en la aplicación de tecnología y disfruto de la promoción cultural a través de la música. Feel tha hertz, use da FX!

Compartir