Muestra sonora

para hacer ligero

el encierro

Escrito por Carlos Urbano Gámiz | 01 MAYO 2020


Sin ninguna duda, el tema que acapara absolutamente todos los medios de comunicación es el coronavirus y la tragedia que significa para la humanidad, sin importar la perspectiva desde dónde se visualice. Por eso, la propuesta para este blog es cambiar completamente de tema para distraernos un poco; total, al rato volveremos a caer en hablar de cubrebocas, sanas distancias y cuarentena, así que compartamos este espacio juntos.

El martes 12 de mayo de 2015, a las 18 horas, La radio abierta al tiempo estrenó un programa llamado Sampler, dedicado a contar las historias de canciones que estuvieran conformadas por sampleos. Originalmente, tres personas (Alejandra Rosas, Emanuel Flores y Carlos Urbano) acordamos un formato que era muy sencillo: 15 minutos (aproximadamente) para platicar de “X” canción que retomara otro tema dentro de su estructura, exponer cómo se creó la original, cómo aparecía en la nueva versión y, al final, escuchar el producto terminado. El primer episodio estuvo dedicado al grupo Gotan Project y su tema “Rayuela”. En total, la serie tuvo 7 temporadas con un total de 90 episodios.

Pero vayamos a los cimientos: ¿qué es sampleo? El término es un anglicismo proveniente de la palabra sample que significa muestra o fragmento. Aplicado a la música refiere a la acción de tomar un fragmento de una canción e introducirlo en otra para generar un nuevo audio, aunque también los sampleos pueden ser sonidos, voces en discursos u otros elementos sonoros. Como un claro ejemplo, tomemos el tema “Gangsta’s paradise” del rapero Coolio de 1995 ( https://bit.ly/2y6zjoE ), el inicio (y todo el fondo de la canción) se forma con un fragmento del tema “Pastime Paradise” de Stevie Wonder de 1976 ( https://bit.ly/2VQAUb5 ).

También podemos incluir como ejemplos los sonidos de trenes utilizados por Steve Reich en su composición “Different trains” de 1990, o escuchar el fragmento de un discurso del finado presidente chileno Salvador Allende, en el tema “Cabildo” del grupo Chico Trujillo.

Si es de su interés conocer más acerca del sampleo, les recomiendo la tesis de licenciatura en Comunicación social por la UAM Xochimilco del Mtro. Julián Woodside El impacto del sampleo en la memoria colectiva. Hacia una semiótica del sampleo (misma que inspiró y cuyo autor asesoró, en un inicio, este programa, https://bit.ly/2zQ4zJ3

Aclarado el punto de qué es sampleo, sigamos.

Gracias a la tecnología, comúnmente se piensa que los sampleos han sido algo recurrente durante el último tercio del siglo pasado y lo que llevamos del actual, pero en realidad ha sido un recurso que han utilizado por muchos años varios músicos, como el caso de Babs González en su álbum Cool Whalin de 1949, que usaba una técnica para “samplear” que hoy resultaría muy básica, pero que era una revolución en aquel entonces.

Muchas canciones de la década pasada están formadas (casi) en su totalidad por sampleos, como las de Pitbull, lo que ha derivado en dos expresiones de consumo cultural: las generaciones novicias que creen escuchar un descubrimiento musical y quienes hemos perdido la capacidad de asombro y no nos deslumbramos con cualquier foco.

Pero un punto interesante resulta lo que el “sampleo”, en términos legales, ha representado a lo largo de la historia, ya que ha habido pleitos judiciales que han modificado la legislación respecto al tema, como el caso de Bill Buchanan y Dickie Goodman con The flying saucer, de 1956, quienes fueron demandados por las disqueras que tenían los derechos de los temas que sampleaban (Elvis Presley, The Platters, Fats Domino, Little Richard, etcétera.) argumentando que la industria peligraba si no se pagaban las regalías correspondientes al uso de esos materiales; en cambio los imputados alegaban que era un nuevo producto y no se debía nada a nadie -de hecho crearon un tema satírico burlándose de su situación llamado "Buchanan and Goodman on Trial" (Buchanan and Goodman en juicio). Al final, un juez falló a favor de los músicos calificando el material como una obra nueva, inteligente e ingeniosa y derivó en que el sampleo era un recurso legal para crear nuevos temas musicales.

Otro caso, que acabó en litigio, fue el de Vanilla Ice y el éxito noventero “Ice, ice baby” que sampleaba un riff de bajo del (aún más grande y contundente) tema “Under Pressure” de Queen y David Bowie. A principios de la última década del siglo pasado, Robert Van Winkle (nombre real del rapero) negaba haber tomado alguna parte de la canción de Mercury y Bowie, pero casi tres décadas después, confesó que, tras la impagable demanda que ambos grupos interpusieron en su contra, prefirió comprar los derechos de “Under Pressure”, eso resultaba más barato y ahora ambos temas le pertenecen.

Y como estos, existen muchos casos más de disputas ante tribunales, siendo una de las más recientes y sonadas, la resolución contra Robin Thicke y Pharrell Williams por su tema “Blurred Lines”, que robaba partes de “Got to Give It Up”, clásico setentero de Marvin Gaye, y se tradujo en el pago de 7.4 millones de dólares.

El sampleo tiene muchas aristas e historias, como aquella que cuenta que, por un accidente (como ocurren en muchas ocasiones los grandes descubrimientos) durante la década de los setenta, se documenta el origen del hip hop y del rap, gracias a que un DJ llamado Cool Herc, repetía fragmentos de la pieza “Apache” de The Incredible Bongo Band; este tema es, hasta la fecha, uno de los más sampleados en la historia de la música por las bondades que presenta para ello. Ya los expertos en música podrán emitir su opinión. La crónica completa de este caso la encuentras en el documental de Netflix Sample This.

Tiempo de sobra tenemos y, una buena opción para distraerte, conocer historias y escuchar mucha música es Sampler, de UAM Radio, así que en tus ratos de esparcimiento te invitamos a escuchar los episodios, te juro que ninguno tiene desperdicio, sólo dirígete a este link: https://bit.ly/2KQ95Jx

Recuerda: ahora lo importante es quedarnos en casa, así que cuidémonos juntos en La casa abierta al tiempo, ojalá estas recomendaciones hagan más llevadera la cuarentena.  

Carlos Urbano Gámiz

Egresado de la carrera de comunicación social por la unidad Xochimilco de la UAM,      participante activo en el medio radial desde hace 20 años, melómano de tiempo completo, locutor y realizador del programa SAMPLER de esta misma frecuencia.

Actualmente, jefe del departamento de continuidad y enlace en UAM Radio 94.1 FM, e integrante de esta institución desde el año 2011 junto con el nacimiento de la estación.

 

Compartir