Cuestiona tus

hábitos de consumo

Escrito por Eduardo González | 13 FEB 2020


Imagina por un momento que eres el programador musical de una estación radiofónica y tienes la completa libertad de seleccionar las canciones que sonarán las 24 horas del día. Ahora imagina que después de llevar a cabo ese ejercicio imaginario una persona te cuestiona el porqué en tu playlist la gran mayoría son proyectos masculinos.

¿Cual sería tu argumento para justificar la poca inclusión de proyectos femeninos? ¿Analizarías tus hábitos de consumo? Lo interesante viene a continuación: ¿Por qué pareciera que en las estaciones predominantemente musicales de la Ciudad de México no hay ese análisis?

Puedes llamarle Reactor, Ibero, Radio UNAM, Los 40 Principales o UAM Radio, el hecho es que hay una disparidad entre los proyectos masculinos y femeninos que suenan en dichas emisoras ¿No me crees? Bien, dudar de lo que un extraño te dice es un buen síntoma, pero una mejor opción es sintonizarlas y comprobar si lo aquí escrito es mentira argumentando con estadísticas en la caja de comentarios. Si vas a justificarte señalando que hay pocos proyectos femeninos no hay mucho que hacer y, peor aún, lamento informarte que te estas perdiendo de música muy interesante que podría convertirse en tu nuevo proyecto musical favorito.

¿Quieres seguir con este juego imaginario? Ahora imagina que alguien más te cuestiona el playlist que armaste por incluir proyectos que en su vida privada han atentado de manera física, psicológica o sexual contra alguna mujer o menor de edad. ¿Cómo reaccionarias? ¿Cual sería tu argumento para justificar la inclusión de esos músicos? ¿Omitirías las canciones de esos proyectos? ¿Apelarías al argumento de que la vida privada de los músicos no tiene porque mezclarse con su faceta musical?

Tal vez tu respuesta sería retirar las canciones de esos proyectos, pero que pensarías si te dijera que esa no es la lógica en el cuadrante de la Ciudad de México y suenan proyectos donde uno o más integrantes han sido condenado por alguno de esos comportamientos. ¿Sigues dudando? Perfecto, pero mira la siguiente lista y revisa tus playlist en Spotify o tu colección de discos, tal vez sin saberlo consumes música de gente que en su vida privada ha demostrado que las prácticas machistas han estado presentes en algún momento de sus vidas.

50 Cent (Acusado de violencia doméstica)

Chris Brown (Condenado en 2009 por agredir a su pareja, la también cantante Rihanna)

Tommy Lee, baterista de Motley Crue (Condenado a 6 meses de cárcel en 1998 por maltrato a su pareja Pamela Anderson)

Chuck Berry (Condenado por tráfico de menores y décadas después condenado por instalar videocámaras en los vestidores y sanitarios de un establecimiento de su propiedad)

James Brown (Condenado por violencia doméstica)

Cristian Aldana, líder de “El Otro Yo” (Procesado por abuso sexual y corrupción de menores)

Gary Glitter (Condenado por abuso sexual a menores)

Ian Watkins, Vocalista de Lostprophets (Condenado por ataques sexuales y pedofilia)

Jimmy Page (No se presentaron cargos en su contra, pero es conocida su relación con menores de edad)

Eric Clapton (No se presentaron cargos en su contra, pero el mismo confesó que llegó a golpear y violar a su primera esposa Patty Boyd)

John Lennon (Durante una entrevista para Playboy en 1980 reconoció golpear a Cynthia Powell, su primera esposa)

Phil Spector (Condenado por el asesinato de la actriz Lana Clarkson) Rick James (Condenado por agresión a dos mujeres)

La lista aumentaría considerablemente si también se contarán los proyectos donde algún integrante ha tenido comentarios o actitudes donde demeritan, cosifícan o hacen una apología de la violencia contra la mujer, pero de eso podemos hablar en futuras ocasiones  

Eduardo González

Comunicólogo, DJ de bodas, MC de habitación. Aficionado a cualquier tipo de música. No tengo aversión al reggaeton aunque la edad me impide perrear hasta abajo. Adicto a la intertextualidad. ¡Hágalo usted mismo!

Compartir