Imagina por un momento que al encender la radio en lugar de encontrarte con una voz amable escuchas a una persona malhumorada profiriendo exabruptos. Vayamos más lejos, esta persona te proporciona información que no procede de fuentes confiables y día con día te cuenta solo una versión de las cosas, omite sistemáticamente proporcionarte la visión de otros sectores de la población. Para terminar de pincelar la situación, suele entrevistar a personas que se hacen pasar por médicos y recomiendan “productos milagro”. ¿Puede ocurrir esto en una estación de radio?

Vayamos por partes. Es importante que sepas que la radio es un servicio público (igual que la televisión). La radio no es solo entretenimiento, es una forma de ejercer nuestro derecho a la información, el cual es un derecho constitucional (por la tanto debemos tener garantizado el acceso). La información es un bien público. De la calidad de la información a la que tenemos acceso dependen muchas de las decisiones importantes que tomamos en la vida. Por ejemplo, siguiendo el hilo del caso hipotético que reseñamos al principio, el radioescucha podría tomar una mala decisión y adquirir un “producto milagro” pensando que es una alternativa adecuada porque lo recomendó un “médico” en la radio o, al recibir información sesgada (una sola versión de las cosas) podría decidir mal su voto.

El Estado es quien debe garantizarnos nuestro derecho a la información, por eso está obligado a regular la radio y la televisión, para asegurarse que en el servicio que proporcionen los concesionarios (es decir, a quienes se les da permiso para transmitir radio o televisión) cumplan con normas básicas de calidad y ética. Esas normas son de diversa índole y entre ellas están los derechos de las audiencias.

Los derechos de las audiencias, es decir tus derechos como radioescucha o televidente, son varios, entre ellos que no te hagan pasar publicidad por información, que no haya discriminación en los mensajes por condición social, raza, edad, sexo, discapacidad o cualquier otra forma que pudiera menoscabar la dignidad de las personas. Tienes derecho a información plural y veraz (es decir, obtenida tras un ejercicio razonable de investigación), a la réplica, a que te avisan con oportunidad sobre los cambios en la programación, a los avisos parentales, a que no aumenten el volumen cuando se transmiten los promocionales o los anuncios publicitarios.

¿Qué puedes hacer si se vulneran tus derechos? Todas las estaciones de radio y canales de televisión abiertos deben poner a disposición de sus audiencias una defensoría. UAM Radio atendiendo a su compromiso con sus radioescuchas me ha designado como tú defensora, como la defensora de las audiencias de UAM Radio. Cuando te contactas conmigo porque tienes una queja yo la analizo, indago lo ocurrido y de ser pertinente emitiré una recomendación para resarcir el daño, corregir el proceso o evitar que vuelva a ocurrir un asunto similar.

Quienes hacen posible todos los días UAM Radio comprenden que tus quejas como radioescucha son legítimas y que si detectamos un error y lo corregimos todos salimos ganando, porque UAM Radio como estación universitaria y pública tiene una función social que cumplir y todos y todas podemos sin duda contribuir a que así sea.

Si tienes una queja o te parece que se han vulnerado tus derechos, escríbeme a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Queremos escucharte, queremos atenderte.